El plato saludable, las 4 claves para mejorar tu dieta

Atención cocinillas: experto o principiante, si estás dispuesto a aprender otra forma de diseñar tus platos, que aporte a tu cocina y a tu dieta un carácter más saludable, tienes que fijarte muy bien en esta imagen.


Fuente de la imagen: Harvard Medical School


Te presentamos el Plato Saludable, un gráfico impulsado por la Escuela de Salud Pública de Harvard (la institución más respetada internacionalmente a nivel de nutrición) y que nos explica de forma sencilla cómo deben ser las proporciones de los distintos ingredientes en nuestros platos para comer de forma saludable.

“Las verduras y hortalizas serán las protagonistas de tus platos”

Extrapolando esto a tu dieta, y aplicándolo en la mayoría de tus comidas, estarás beneficiando tu salud y notarás considerables diferencias.

  • 1. La primera, en tu cesta de la compra. Una alimentación saludable comienza tomando las decisiones adecuadas en tu mercado, en tu frutería o en tu carnicería, haciendo que predominen los alimentos frescos.
    Ya verás como si sigues las pautas del plato saludable, mejorará tu relación con tu frutero. Las verduras y hortalizas serán las protagonistas de tus platos. Es el momento de cambiar el chip. Aumenta la frecuencia de ensaladas o verduras cocinadas, no las condenes a ser siempre la guarnición y sube la cantidad que pones en cada plato. Algunos ejemplos:
    Hacemos un rico arroz con pollo que no lleva únicamente las verduras propias del sofrito, sino que ponemos espárragos, alcachofas, champiñón, calabacín para sustituir algunos gramos de arroz y pollo.

    Cuando preparemos carnes y pescados en salsa, “tunearemos” las recetas para incorporar mayor presencia de verduras.
    Prueba recetas diferentes. Anímate a poner zanahoria, calabacín y champiñón en abundancia en tu salsa boloñesa o sustituye esta receta tan clásica por un plato de calabacín, puerro y setas con espagueti integrales y gambas. Fíjate que cambiamos incluso el orden en el que nombramos los ingredientes, atendiendo a la cantidad de cada uno en la receta.


  • 2. No nos vamos a cansar de decírtelo. Más fruta, por favor. ¿Cuándo? Siempre. Es buena a todas horas: antes y después de comer, entre horas, por la noche… Lo importante es tomarla.

  • 3. Usa cereales integrales. Pan, arroz, pasta, repostería con harina integral… Deben estar presentes de forma habitual en tus platos. Tienen menor índice glucémico, lo que mejora el metabolismo de la glucosa y de las grasas. Aportan más fibra y más nutrientes. Eso sí, comprueba que sean verdaderos productos integrales, en el etiquetado debe especificarlo.

  • 4. Deberás limitar carnes rojas y evitar abusar de carnes procesadas y fiambres. Compra carne fresca y magra, preferiblemente de pollo, pavo, conejo. Aumenta el consumo de legumbres como fuente de proteína saludable. Esto implica que no te limites a cocinarlas en potajes y guisos contundentes, sino que pruebes a incluirlas en ensaladas, salteados, cremas y patés.

¿Qué te parece? Anímate a poner en práctica estas 4 claves que marca el Plato saludable y notarás la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: